» Niños en las bodas

Niños en las bodas

Niños en las bodas

niños ceremonia bodaSi estás organizando tu boda, hay un asunto que no debes olvidar: los niños.  Esas criaturitas tan encantadoras, que son capaces de hacer una ceremonia totalmente entrañable e inolvidable, o convertirla en un pequeño infierno. Por eso desde Serendipity-fotografía (fotógrafos de boda en Valencia) te damos una serie de pautas a seguir.

 

Si tienes pensado que algún niño o niña forme parte activa de tu ceremonia: lanzando pétalos para abrirte el camino al altar, recogiendo la cola de tu vestido de novia o llevando los anillos y las arras al altar, es conveniente que el niño o niña tenga suficiente confianza con vosotros y que os conozca bien, para que os haga caso sin necesidad de recurrir a los padres. Evitaréis así escapadas corriendo por el pasillo, lloros inconsolables y otros disgustos que pueden pasar. Un factor importante a la hora de elegir a los protagonistas suele ser la edad de los niños. Cuantos más pequeños son, más graciosos resultan, pero también es cierto que pueden convertirse en un factor peligroso para tu boda, por lo que aconsejamos que recurras a niños o niñas de al menos tres años para garantizar el éxito.

 

Vestimenta de los niños


No es fácil decidir qué llevarán puesto los niños en una boda. niños en ceremonia de bodaPara una ceremonia informal se supone que con cualquier ‘modelito’ que luzca nuevo o recién estrenado es suficiente. Los niños están guapos con cualquier cosa, y tienen ese brillo especial que compensa el no ir vestido de etiqueta.

Las niñas irán lucirán radiantes con un vestido acompañado de una rebeca si la boda es en primavera, y aderezado con un sencillo recogido en el pelo con un accesorio que acompañe al vestido. Unas sandalias de tiras serán el broche perfecto para acompañar.

Los niños pueden llevar una camisa moderna acompañada por unos pantalones de pinzas, más el cinturón a juego.


Menús infantiles en la comida


Los menús  infantiles suelen estar compuestos por primeros y segundos, o sencillamente platos variados con entremeses y alimentos muy solicitados por los niños.
Los embutidos, las croquetas, calamares y las patatas fritas no suelen faltar en el menú de los niños.


Actividades para los niños


Una boda no es el lugar más divertido al que puedes llevar a los niños, por eso cada vez diversion niños bodamás empresas ponen en marcha actividades perfectamente compatibles con las de los adultos, tras la ceremonia de boda.

Una de ellas, es la de preparar, para después de la comida o cena, una fiesta infantil paralela que tenga de un taller de manualidades infantiles. Unos delantales, una serie de hojas y pinturas para todos, serán más que suficientes para que se pongan manos a la obra, y poder incluso exhibir sus pinturas o dibujos en un concurso final.


También podemos contratar un cuentacuentos que se encargue de amenizar la velada de sobremesa a los niños.
Los niños son muy inquietos, sobre todo después de comer, por lo que una persona que consiga mantenerles entretenidos, será ideal para ellos y para el resto de invitados.

 

Los payasos son otra gran opción para tener entretenidos a los niños. Sus espectáculos suelen constar de varias actuaciones en las que los niños disfrutan de lo lindo. Pueden  culminar con un taller de caras pintadas o una lluvia de golosinas.

 

Además de tener en cuenta todas las consideraciones anteriores, debemos tener en cuenta  que los niños, son criaturas que necesitan moverse, correr, descubrir y jugar de manera casi continua. Simplemente hay que saber mantenerlos entretenidos y divertidos.


Y por supuesto, los niños dan muchísimo juego para las fotos de boda. Puedes observar algunos ejemplos en nuestra galería de fotografías de boda.

 

Raquel

Up

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR